vacaciones con niños

Si estás separado o divorciado y tienes hijos en común, ya sabes que las vacaciones y su gestión es algo que hay que gestionar.

Si el chantaje emocional de los niños con padres separados es algo a la orden del día, las vacaciones son un período difícil de gestionar en el que hacemos un exceso de concesiones.

También el periodo de vacaciones es un momento en el que con el relax del ocio tendemos a hablar mal de nuestra ex pareja.

¿Cómo gestionan las vacaciones los padres divorciados?

El periodo de vacaciones los hijos van a estar más tiempo del habitual con el progenitor que no tiene la custodia y por otro lado va a estar separado de este último más tiempo del habitual, pare ellos también es importante.

Si los niños son menores de 6 años, es importante alternar periodos de vacaciones entre ambos progenitores con el fin de que no pase demasiado tiempo separado del otro, especialmente de la madre que es la que suele estar más tiempo con ellos.

Como distribuir los periodos de vacaciones

Lo primero que debería primar en este caso es la generosidad, de forma que los niños cambien lo mínimo su forma de vida habitual.

Si los niños ya son medianamente mayores es importante hablar con ellos, escucharles y permitirles que también opinen dentro de las posibilidades que ambos padres tengan.

Si bien hemos dejado de ser pareja porque la cosa no funciona, nadie puede dejar de ser padre o madre, debe de existir un compromiso permanente con respecto al bienestar de los niños.

Que debemos evitar al gestionar las vacaciones

Los niños suelen ser utilizados para hacer daño al otro progenitor, también suele ocurrir que hay un progenitor que excluye sus deberes y tiende a dar más margen al que siempre se ocupa de los mismos, habitualmente de quien tiene su custodia.

Los periodos de vacaciones, como repartirlos

Como el periodo de vacaciones de verano suele ser el más largo, lo ideal en este caso es repartirlo por quincenas o tres semanas.

La lógica también impera en este reparto, ya que los padres no tienen tantas vacaciones como los niños y los justo es que parte de las vacaciones de los padres coincidan con el periodo con el que van a tener con ellos a los niños.

También es totalmente justo que los padres reserven parte de sus vacaciones para su ocio individual, todo el mundo tiene derecho a rehacer su vida, esta podría ser una de las ventajas que tienen los padres separados.

Los acuerdos de divorcio y el pacto de las vacaciones

En muchos acuerdos de divorcio se ponen clausulas genéricas, especialmente en este apartado de gestión y distribución de las vacaciones, ya que si hablamos del periodo de verano se habla exclusivamente de los meses centrales, julio y agosto.

¿Dónde quedan los casi quince días del mes de Junio cuando acaban el colegio y los otros 15 dias de septiembre hasta que comienzan?

Independientemente de los escrito ambos padres deberían querer disfrutar de sus hijos por igual en el periodo de vacaciones, las dos partes han de ser flexibles. Las excepciones en este caso y por el bien de los niños deberían existir.

El progenitor que no tiene la custodia es quien más puede aprovechar este tiempo para disfrutar de sus hijos, debería intentar aprovecharlo y el otro progenitor debería permitirlo, valora lo mejor para tus hijos en primer lugar.

Booking.com

Régimen de visitas en periodo de vacaciones

A pesar de lo anterior, la pena es que en este momento es donde el progenitor que no tiene la custodia evita responsabilidades y se quita de en medio, hasta el extremo de querer seguir haciendo su régimen de visitas habitual.

Cuando no vamos a salir con ellos de vacaciones podemos ser flexibles y permitir el régimen de visitas a los niños, no debe ser algo obligatorio sino consensuado de mutuo acuerdo, especialmente con niños pequeños.

Cuando los niños tienen más de diez años, son adolescentes, es posible que no tenga ningún sentido mantener el régimen de visitas.

Cuando son adolescentes, los niños de padres separados pueden llegar a jugar en exceso con los padres en este periodo exigiendo muchas más concesiones de lo habitual.

Las vacaciones es un momento perfecto para relacionarnos muchos más con nuestros hijos, conocerlos mejor y convivir con ellos.

Hacer que piensen que somos mejores que el otro progenitor porque les permitimos hacer más cosas es un grave error, finalmente esto solo acaba volviéndose en contra nuestro y por añadidura también del otro progenitor. 


Booking.com
Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso Más información
De acuerdo