Como besar bien

Besos. Los hay de todas las formas, colores, sabores e intenciones. Hay besos de amor, de pasión, de ‘te quiero pillar ahora mismo’, besos tiernos, besos de arrepentimiento, besos que dan las gracias, besos que cuentan historias.

Hay besos de tornillo que quieren ser un polvo, besos en la mejilla que quizá quieren decir ‘te quiero’ a escondidas, besos en el cuello que pueden querer llegar mucho más abajo en el cuerpo, besos en la nariz de amor ingenuo, o en la frente de amor protector. Hay un sinfín de besos.

Por desgracia, existe una manera de arruinar un beso y su intención: besando mal. La mala noticia es que hay también un sinfín de maneras de besar mal.

En mi largo historial de besos, tengo la suerte de poder decir que los buenos han sobrepasado de lejos a los malos, pero también diré que los malos FUERON TERRIBLES.

 

BESAR MAL VERSUS BESAR BIEN

Así que, en un arranque filantrópico, me he decidido a hacer una lista del top tresde losmierdibesos o besos mierder en un intento de concienciar a los violadores del beso para que POR FAVOR DEJEN DE HACERNOS ESTO.

Una de las mejores redes para conocer si realmente gustas es MEETIC. Puedes acceder a ella y probarla de forma gratuita durante varios días. Haz click en este enlace

Como ligar en meetic. Consejos y utilidades.

Top 1. El ascensor

Los que me conocen, saben que este beso es el protagonista de mis más temidas pesadillas.

Es sólo pensarlo y se me estremecen hasta las pestañas. Soy incluso capaz de reconocer uno A SIMPLE VISTA (sí, aunque no me lo den a mí, PUEDO SENTIRLO). El sujeto que te obsequia con esta joya debe pensar que está intentando pulsar el botón de un ascensor de esos antiguos con la lengua.

Es como que la pone en modo ‘pito’ y pulsa de manera intermitente. DESCOLOCA BASTANTE.

Top 2. El limpiazapatos

Vale que a una amplia mayoría de personas nos molan los besos húmedos, y la sexualidad… nadie quiere besar la suela de un zapato.

Hasta aquí todo bien, eso LO ASUMO. Yo tampoco quiero. Pero lo que quiero menos todavía es que después de una cita guay, un paseíto molón y un calentón así como interesante, el tío que tengo en frente me bese por primera vez y sus babas me limpien los zapatos.

NO, GRACIAS. Muy considerado por tu parte, pero ya los meto yo a lavar en casa.

Top 3. El lengüigordo

Nunca se me va a olvidar este beso. NUNCA. Lo peor de un mal beso es que te lo dé Adonis. Adonis o su sustituto en la Tierra.

No sólo es que el chico fuera guapo, es que era majo, inteligente, divertido, teníamos mil cosas en común, me molaba su rollo… Vamos que quedé con él pensando que ese día empezaba el resto de mi vida en relación estable (por fin, que diría mi madre y TODA MI FAMILIA), porque no había opción de que no me gustase ese hombre.

Pero ay amiga! SÍ LA HABÍA. La había y la hubo PERO BIEN y vino en forma de beso (as always).

Conoce gente interesante en la red Meetic, unos de los sitios con más seriedad y garantías de internet.

 

Recuerdo perfectamente estar paseando por el Templo de Debod, veranito, heladito, atardecer, calor, roces corporales varios con consecuente emanación de flujos en mi ropa interior que medio imposibilitaban en mi ser un andar normal, pero yo me esforzaba estoicamente en seguir adelante.

Todo por Adonis… y de repente, me para, se pone en frente de mí, me acaricia la cara… (michirri ya estaba en ebullición absoluta) y ME VIOLA LA BOCA. Sí, viola. Viola porque ese acto no habría sido jamás permitido por mí de saber lo que me esperaba.

Alguien me explica cómo demonios se puede abrir la boca medio centímetro y sacar de ahí la lengua hecha una croqueta, llena de baba espesa acorde con el grosor croquetil de la lengua e introducírsela repetidas veces en la boca a una pobre víctima (yo) sin ni si quiera despeinarse?

Y lo mejor de todo, terminar y tener la OSADÍA DE DECIRME: me ha encantado besarte!!!! PUES A MÍ NO, VALE? A MÍ NO!A mí me ha horrorizado, me ha puesto los pelos como escarpias, mí libido ha salido corriendo y me ha hecho tener deseos de correr en cualquier dirección, la que sea pero LEJOS DE TÍ.

Pero después de haber sufrido estos ultrajes a mi boca en más ocasiones de las que me gustaría recordar, he sido obsequiada con el Todopoderoso del beso, del sexo y de volverme loca como no se había visto jamás. Así que me voy.

Me voy a que me bese él, con amor, con esa boca que me pone cachonda sólo de mirarla, con sus besos húmedos y perfectos, sus mordiscos en mis labios, con el roce de su lengua en mi labio superior, sus pausas entre beso y beso en las que puedo oír nuestra respiración, su intensidad, su calor…

Porque nunca hay que menospreciar el poder de un beso.


Booking.com