combatir la ansiedad

Para las personas que tienen ansiedad la vida diaria es mas diferente de lo que piensan los que no la padecen, ¿tienes ansiedad? si no la tienes también debes leer esto.

El acontecimiento mas nimio puede provocarles pensamientos negativos, miedo, pánico y hacer que surja la ansiedad, añadimos además el sentimiento de pensar que nadie entiende lo que te pasa.

Las formas de combatir la ansiedad van en aumento, sin embargo existe ese digamos “estigma social” de aquellos que no lo entienden, si tu no tienes ansiedad te invitamos a continuar la lectura ya que todos podemos hacer algo por ayudar a controlar la ansiedad.

Tranquilízate, cálmate.

Aunque pueda parecer lo contrario, intentar calmar a una persona con ansiedad no hace mas que empeorar la situación, hace que tenga mas ansiedad y puede llegar a provocarle pánico al intentar para el miedo que siente. Ten por seguro, que si pudiera calmarse no tendría ansiedad y lo haría de buen grado, es mejor prestarles apoyo e intentar comprenderles.

Nunca es el momento oportuno para sufrir una crisis

Cuando sientes que la presión en el pecho aparece, ya no puedes parar el momento. Al igual que hay acontecimientos que hacen que generemos ansiedad, cuando sufres por ansiedad puede aparecer en el momento que menos imagines. Nuestro cuerpo responde de forma natural, precisamente a lo mejor cuando más tranquilos estamos.

Además la ansiedad se manifiesta también a veces con problemas de estómago, subida del estrés, erupciones cutáneas, mareos, etc.

Cuando tienes ansiedad el miedo es diferente

Todos tenemos miedo a multiples cosas, sin embargo cuando se siente ansiedad el miedo se eleva de nivel, eso hace que tengamos más miedo, el generado por la incertidumbre.

Cuando a tu alrededor hay alguien que sufre trastornos de ansiedad, tendemos a intentar evitar las situaciones que generan esa ansiedad, esto no hace mas que reafirmar los miedos al actuar todos bajo las mismas pautas, pasamos a un estado del miedo más racional si cabe.

Ansiedad, mucho más que estrés

Si le cuentas a alguna persona que sufres ansiedad, esa persona por empatía tenderá a identificarse contigo imaginando el estrés que ella sufre a veces, es una buena intención, sin embargo no ayuda. El estrés es contagioso, empatizar en exceso con la persona que sufre ansiedad puede ser dañino ya que se tiende a alimentar la propia angustia, hay veces que es mejor quedarse a un lado y esperar a ver en que se puede ayudar.

El círculo vicioso, pensamientos, preocupaciones.

Dar vueltas a todo es parte de la ansiedad, reflexionar tanto sobre lo que pensamos y lo preocupados que estamos y viceversa agota a cualquier. Dar en exceso vueltas a los pensamientos negativos es el primer signo de la depresión y la ansiedad, agrandamos las preocupaciones a limites exagerados. Si conoces a alguien que tenga ansiedad y está obsesionado, no juzgues, para ella las emociones son totalmente reales.

¿Alguien se ha reído de tu fobia? Es probable que hayas recibido bromas por aquello que te produce ansiedad, si tienes miedo a las hormigas algún gracioso es posible que te haya acercado alguna. Es importante no gastar bromas de este tipo, el miedo en estas personas que sufren ansiedad en real.

Tomar medicación no es malo.

En los casos en que la ansiedad se ha convertido en una enfermedad grave, se recetan fármacos para aliviar los trastornos. En nuestra sociedad la medicación para curar los trastornos mentales está mal visto, la sociedad ha dado a entender que “no somos normales”, dejemos de lado estos prejuicios, nadie se echa las manos a la cabeza por tomar ibuprofeno para el dolor de cabeza, las personas que sufren ansiedad necesitan en ocasiones medicarse para poder llevar una vida normal y poder hacer frente a su trastorno.

Hay muchos tratamientos para combatir la ansiedad, cada persona tendrá que descubrir cual es el que funciona, la ayuda existe y está disponible. La ansiedad se puede curar, no sufras sin razón.


Booking.com