el segundo acuerdo tolteca

Dentro de los cuatro acuerdos, vamos a ver el segundo acuerdo. "No te tomes nada personalmente". Cuando nos tomamos las cosas personalmente, es porque estamos de acuerdo con lo que nos están diciendo.

Cuando ya hemos trabajado con el primer acuerdo, la magia de nuestras palabras continuamos nuestro camino tolteca hacia la libertad personal. Como entendemos que todo gira a nuestro alrededor, nuestro ego cree todo lo que nos dicen e inmediatamente, la ira, el veneno, la angustia… nos recorre por entero. Consideramos oportuno defendernos, tener razón y convencer al otro de que está equivocado.

No nos damos cuenta, de que realmente cuando alguien nos dice algo personalmente, lo que está es proyectando lo que esa persona tiene en su interior.

“Mi vida la veo yo con mis ojos, tu vida la ves tú con los tuyos. Yo no poseo tus ojos para ver como ves tú mi vida o la tuya. Tú no ves con mis ojos, así que no puedes saber cómo yo la veo.”

“Incluso cuando una situación parece muy personal, por ejemplo cuando alguien te insulta directamente, eso no tiene nada que ver contigo. Lo que esa persona dice, lo que hace y las opiniones que expresa responden a los acuerdos que ha establecido en su propia mente. "

“Pienses lo que pienses, sientas lo que sientas, sé que se trata de tu problema y no del mío. Es tu manera de ver el mundo. No me lo tomo de un modo personal porque te refieres a ti mismo y no a mí. Los demás tienen sus propias opiniones según su sistema de creencias, de modo que nada de lo que piensen de mí estará realmente relacionado conmigo, sino con ellos".

El miedo es quien nos mueve o nos paraliza

El miedo es quien nos hace sentirnos atacados, quien no nos permite amar y sentir ese amor, el miedo hace que nos sintamos tristes, inseguros. Si vivimos sin miedo, no hay lugar para esas emociones.

Recuerda que el miedo es quien nos paraliza, nos mantiene quietos sin poder de decisión ni de ejecución.

Somos adictos al sufrimiento

Los humanos somos adictos al sufrimiento, nos ayudamos unos a otros a mantener esta adicción. Si quiero que me traten mal, más fácil se lo pongo a los demás para que lo hagan. Si estoy al lado de alguien que quiere sufrir, más fácil será también que yo le maltrate.

Confía en ti, decide por ti mismo si crees o no en lo que los demás te están diciendo, es más decide si te mientes a ti mismo y descubre que también lo haces. La gente miente porque tiene miedo, miedo a no ser perfectos. Decir la verdad, decirte la verdad a ti mismo, es doloroso, y aterra, si bien que todo mejore es cuestión de tiempo.

Si alguien no te quiere, aléjate de esa persona

Si alguien nos maltrata, es genial que se aleje de nosotros, mira, esto es como un regalo, el desapego dolerá, si bien al final seremos más felices. Para poder confiar en los demás es necesario confiar en uno mismo. Cuando confiamos en nosotros y no tenemos miedo, nada de lo que otros nos digan nos lo tomaremos como algo personal.

“Cuando te acostumbres a no tomarte nada personalmente, no necesitarás depositar tu confianza en lo que hagan o digan los demás. Bastará que confíes en ti mismo para elegir con responsabilidad.

Nunca eres responsable de los actos de los demás, solo eres responsable de ti mismo.

Dirás “te amo”, sin miedo a que te rechacen o ridiculicen. Pedirás lo que necesites. Dirás SI o NO- lo que tu decidas- sin culparte ni juzgarte. Siempre puedes seguir a tu corazón. Si lo haces, aunque estés en medio del infierno experimentarás felicidad y paz interior”.

El mal humor de tu pareja, las quejas de la vecina, la mala cara de la dependiente, las críticas de tus compañeros, el mal gesto de una amiga. Cada uno de ellos está reaccionando a la película de su vida, no a la tuya.

Comprender y admitir este segundo acuerdo en tu vida, te da una gran libertad personal.

Recuerda que NO eres responsable de los que hagan o digan otras personas, únicamente de tus palabras y tus actos. Di TE QUIERO a las personas que ames, no importa que te rechacen o se rian de ti, siente la satisfacción de seguir los dictados de tu corazón.

Respecto a la opinión ajena, para bien o para mal, mejor no depender de ella.

NO TE TOMES LAS COSAS PERSONALMENTE.


Booking.com
Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso
Más información De acuerdo