Aprender a respirar

Puedes imaginar la toma de aire como una recarga energética y la salida del aire como una manera de echar todo aquello que nos sobra, ya sean sensaciones, emociones, pensamientos.

Se puede profundizar en este tipo de respiración para alcanzar un estado más avanzado, simplemente consiste en cambiar la orientación de la expiración o salida del aire.

Técnicas de respiración, la respiración energética 

Repetimos la toma del aire (inspiración) ensanchando el abdomen o estómago, tal y como hemos aprendido y añadimos un nuevo elemento.

Cuando realicemos la salida del aire o expiración, imaginamos que el aire sale por determinadas partes de nuestro cuerpo, por ejemplo el cuello, corazón o cualquier parte, aquella sobre todo en la pensemos que debemos aliviar una mayor tensión.

Otra variante en la respiración, puede ser imaginar que la toma del aire se realiza a través a la altura del corazón, focalizándose en sensaciones positivas de felicidad y bienestar en esta área. 

Coherencia Cardiaca, una técnica de respiración diferente

Este tipo de respiración es la base de una novedosa técnica denominada coherencia cardiaca.

Al practicar esta técnica de respiración puede que te cueste un poco al principio, si bien no te agobies y ve a tu ritmo. Dedica al menos unos 10 minutos para practicar y ya verás cómo en poco tiempo, obtendrás unas agradables sensaciones y una mejora en tu bienestar y salud.

Recuerda que cuando comenzaste a andar, al principio te costaba y con el tiempo es algo que realizas de manera automática e inconsciente. La práctica diaria y moderada es la clave del éxito.

Si sientes mareos o dolor de cabeza al realizar estos ejercicios de respiración, tómate un pequeño descanso y simplemente retómalo cuando hayan desaparecido, con la práctica diaria estas pequeñas molestias desaparecerán.

  • Focaliza tu visión en un punto determinado, puede ayudarte una vela encendida, concentra tu visión en esa vela o el objeto que hayas elegido.
  • Mira la vela sin pestañear y cuando lo desees puedes cerrar los ojos.
  • Con los ojos cerrados concentra tu intención en la parte superior de la cabeza, mientras focalizas tu atención en la cabeza, cuenta del 1 al 5 y a medida que va realizando la cuenta.
  • Imagina que esa parte del cuerpo se va haciendo más brillante, cuanto más luz haya en la zona, más relajada se vuelve, liberándola de tensiones.

A continuación vamos realizando el mismo ejercicio para las siguientes partes de nuestro cuerpo (nos concentramos en esas áreas, realizamos una cuenta del 1 al 5, iluminando la zona a medida que aumenta la cuenta, a mayor luz mayor relajación):

• Cuello

• Pecho

• Estómago.

• Zona lumbar a la altura de los riñones

• Órganos sexuales.

• Rodillas

• Pies.

Si lo deseas puede volver a repetir este ejercicio cuantas veces desee, empezando desde la cabeza hasta los pies.

Esta técnica de respiración es el comienzo de la meditación midfulness, nos permite mejorar los resultados de la relajación al centrar nuestra atención en los diferentes puntos del cuerpo.


Booking.com
Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso Más información
De acuerdo