Si las relaciones de pareja son un tema importante y recurrente, está claro que es porque a todos nos importa. Vivir en pareja puede ser fácil o complicado, a pesar de lo cual es habitual que acabemos por echar la culpa al otro de que las cosas no funcionan, de que no somos felices.

Realmente la infelicidad es nuestra, el otro miembro de la pareja puede estar satisfecho con la relación.

Somos responsables de nuestros problemas de pareja.

¿Vamos de víctimas cuando la realidad es diferente?, es probable, el ir de víctimas hace que siempre pensemos que es el otro el que no nos da lo que queremos y no pensamos en que nosotros somos los que no estamos satisfechos y no asumimos nuestra responsabilidad.

Creencias que debemos olvidar en las relaciones de pareja.

Si yo cambio, la relación funcionará.

Grave error, tendemos a pensar que si vestimos como al otro le gusta, cambiamos nuestra forma de ser, hasta incluso las comidas o la decoración del hogar a gusto del otro, nos amará de verdad. Hacer esto no soluciona nada, si intentamos ser quien no somos, estaremos creando una personalidad falsa, acabas teniendo muy poca autoestima y quedarás agotada de tanto actuar.

El otro debe de cambiar por nosotros, si cambia seremos felices.

Si tu pareja no te gusta como es ahora, es que no la quieres o no te gusta, empeñarnos en que el otro debe cambiar para agradarnos es un claro error, tu responsabilidad es o bien asumir que lo vuestro no funciona y que no es la persona que buscabas o intentar ver al otro como realmente es y decidir si te gusta o no.

Forzar un cambio en nuestra pareja es algo efímero, ya que en breve volverá a ser quien es.

Cuando eliges a alguien buscar ciertas cualidades, es posible que nuestra pareja no cumpla todas nuestras expectativas, entendemos que si adquiere ciertas cualidades, la cosa será estupenda y seremos felices.

Si consigues que cambie en algunos de sus defectos, mañana encontrarás otros, finalmente la persona de la que nos hemos enamorado será distinta, perderá su propia esencia y posiblemente nuestro amor.

No dice lo que siente de verdad.

Cuando estamos en la fase primera del amor, el llamado enamoramiento tendemos a idealizar a nuestra pareja, incluso llegamos al punto de no escuchar lo que realmente nos dicen y transformarlo a lo que sí queremos oir.

“No estoy preparado para esta relación”, “no me gustan los niños”, “soy muy independiente”, la otra persona está siendo honesta con nosotros y nos está diciendo la realidad, a la larga las cosas es posible que no cambien, si no escuchas, mas bien si no oyes lo que te están diciendo la relación está condenada.

Si trabajamos juntos por la relación, el tiempo hará el resto.

El tiempo es importante para consolidad una relación y también para terminar con ella. Nos engañamos en muchas ocasiones cuando nos enamoramos y vemos cosas que no son la realidad, buscamos algo perfecto, irreal y de película donde nuestra pareja nos tiene en un pedestal, nuestra unión, nuestra familia perfecta.

La mayoría de las relaciones no son perfectas, yo te diría que la gracia está precisamente en la variedad, se realista y disfruta de lo que vives.

Es importante que te tomes un momento de reflexión y analices tu actual relación, mira con ojos reales a la persona que está contigo, se realista. Si no te gusta lo que hay, ten valor y termina con esa relación para poder tener una nueva relación sana y feliz.

Las falsas expectativas acaban por caer, solo traen infelicidad, hazte la primera responsable de tu felicidad.


Booking.com
Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso Más información
De acuerdo