El primer acuerdo, se impecable con tus palabras

Dentro de los cuatro acuerdos, el libro de sabiduría tolteca, vemos que el primero de esos cuatro acuerdos es “SE IMPECABLE CON TUS PALABRAS”, el primero y en esencia el mas difícil y a la vez el mas sencillo de trabajar si se hace con convicción y desde el interior.

¿Por qué son tan importantes nuestra palabras?

Las palabras son importantes porque contienen un don, el de crear. Lo que soñamos, lo que sentimos, lo que somos, lo expresamos a traves de las palabras. ¿QUIERES CAMBIAR TU MUNDO? Cambia tu forma de expresarte, se IMPECABLE CON TUS PALABRAS.

Las palabras contienen nuestra fuerza interior y es tan potente, que si conseguimos modificar como las expresamos podremos cambiar interiormente y esto se transformará en un cambio de la energía que nos rodea. Pura ley de la atracción.

El uso erróneo de las palabras puede crear un infierno, el uso impecable, engendrará amor y belleza a nuestro alrededor. Las palabras son mágicas, contienen una magia tan poderosa que una sola palabra puede cambiar una vida, destruir millones de personas o dar la felicidad a otras.

“TODO SER HUMANO ES UN MAGO, Y POR MEDIO DE LAS PALABRAS, PUEDE HECHIZAR A ALGUIEN O LIBERARLO DE UN HECHIZO” Para mi las palabras salen del interior, no siempre podemos controlar lo que queremos expresar con ellas. El cambio de lenguaje tiene mucho que ver con la conocida PNL, Programación NeuroLinguística y también está presente en La Ley de la Atracción.

¿Pueden ser nuestras palabras tan importantes? el primero de los 4 acuerdos

Mi primera práctica de la PNL hacia la transformación de la impecabilidad de las palabras comenzó con el lenguaje escrito, que siempre he utilizado mucho. Contestar un email personal en positivo por completo, cuando lo que estás contando es un bache en tu camino, aunque sea pequeño, es una tarea que a primera vista no parece sencilla.

Cuando analizamos dicho email e intentamos cambiar aquello, comienza nuestra transformación interior, repetir una y otra vez, borrar y reescribir hace que nuestras palabras interiores se vayan transformando y de igual forma que reescribimos y mejoramos las exteriores, las palabras que emitimos por nuestra boca se van modificando.

Esta práctica continua, en la que interiorizamos que determinadas palabras debemos cambiarlas de nuestro lenguaje hacia otras mas positivas y que permiten atraer hacia nosotros cosas mejores, es una consciencia de nuestro yo, que poco a poco va transformándose en un aprendizaje inconsciente.

Este primer acuerdo le he encontrado en muchas lecturas, en muchos libros que para mí son libros de cabecera, y siempre he sabido que es primordial. Este cambio, este nuevo camino que tomamos al trabajar sobre la impecabilidad de nuestras palabras, es otro paso mas hacia nuestra felicidad, nos enseña a cambiar, a realizar cosas distintas, el admitir cambios y realizarlos, nos ayuda igualmente a crecer y a conseguir que este acuerdo forme parte de nuestro día a dia.

Todo es trabajo hacia el desarrollo personal, quien crea que los cambios se producen por una pócima mágica que sepa que no es real, ese trabajo personal es diario, exige mucha paciencia y hábito. Esta paciencia y hábito es lo que nos ayuda muchas veces a ir avanzando en nuestro caminar y en nuestro crecimiento, las propias experiencias positivas al hacer nuestro trabajo, nos hacen mucho más fácil continuar.

En el crecimiento personal las reglas y las normas son para modificarlas y saltarselas, cada persona realizará su camino en función a aquello que le aporte y que le ayude a caminar.

Sin embargo la única manera de caminar es no desfallecer y practicar. Las palabras poseen una gran fuerza creadora, podemos llevar a cualquiera a mundos insospechados gracias a la palabras, y sobre todo generar emociones.

Las palabras son mágicas, el que las utilicemos como magia blanca o como magia negra depende de cada cual.

Nuestras palabras pueden ayudar a animar a alguien, a salvarlo, a que se sienta bien, a que sepa que le apoyamos, a que se sienta amado… también somos capaces de acabar con su autoestima, generarle ansiedad, acabar con sus esperanzas.

Somos magos y como tales podemos hacer que cualquier cosa suceda. Cuando nos quejamos de continuo nos convertimos en víctimas, derrotándonos de antemano (pobre de mi, que mala suerte, todo me sale mal) si criticamos nos hacemos jueces soberbios, si tu juzgas ¿Cómo no vas a ser juzgado? Utiliza tus palabras siendo consciente del poder que tienen, utilizalas sabiendo que estás creando. Por lo tanto " Usa la magia blanca empezando por ti. SÉ IMPECABLE CON LA PALABRA".

Aquí tienes mas información sobre "Los cuatro acuerdos"


Booking.com
Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso
Más información De acuerdo