Menudo poder ejercen ‘las caderas’ en mi vida. No las caderas literales, sino esa canción de Bomba Estéreo, que además nos obsequia con frases como ‘take me in thetable como me gusta a mí’. Me pone a cien

Hoy, churris, os voy a hablar del poder que determinadas canciones ejercen en mi vida en momentos diversos. Porque sí, yo tengo una canción para cada momento.

No, no me he seleccionado todas las canciones yo. Tengo la gran suerte de tener amigas que están en mi línea de locura y equilibrio emocional y que cuando a mí se me va un poco más de lo debido, me devuelven a mi sitio por vía musical.

Pon una canción en Tu Vida

Empecemos con mi frase favorita (alusión a canción o como se le pueda llamar a eso): ‘te has montado un gavilanes’. Sí, un gavilanes de ‘pasión de gavilanes’.

Esa tórrida telenovela con un argumento digno de estudio por su complejidad (también conocido como: tres penes para tres vaginas) en la que tres hombres musculosos y sudorosos (y para todos los gustos) se quitan la camiseta y enseñan partes de su cuerpesito mientras recitan frases de un guión que creo que a nadie le importa.

¿Y cómo comenzó la banda sonora de este drama televisivo a formar parte de mi vida?

FÁCIL. Una tarde de verano, entré en bucle versión XXL con mi rollete veraniego. Me monté una peli IMPORTANTE, de esas que una amiga tuya te las cuenta y se te desencaja la mandíbula y entras casi en parada cerebral porque no ves cómo procesar toda esa cantidad de gilipolleces que te acaba de soltar.

 Pues bien, yo era la que desencajaba a las demás vía audio güasapero, hasta que una de mis chicas me mandó un link de youtube, seguido de la frase ‘te has montado un gavilanes, Laurita’.

Abro el link y ahí estaba, esa maravillosa canción destrozándome los tímpanos y haciendo que me desencajara yo pero de la risa con frases como ‘siempre seré yo su dueña, por la que no duerme, por la que se muere, por la que respira… yo soy su mujeEEEEEEEEEER’.

Bueno, bueno, bueno mira lo que te canto moreno. ME PARTO.

Desde ese día, cada vez que entro en bucle sin sentido, me pongo la canción, me acuerdo de la frase de mi amiga y no me pierdo de milagro. Bucles autoasesinos solucionados: CHECK. 

El poder de la música en mi vida no acaba ahí. Hay otras dos canciones poderosas que ejercen una influencia especial sobre mi ser: Caderas (Bomba Estéreo) y Emborracharme (LoriMeyers). Estas, además, no me destrozan los tímpanos.

Vayamos con la primera: Caderas. Como he dicho al principio: esta canción me sube la libido hasta límites insospechados.

¿Que voy al gym por la mañana y no me apetece hacer pierna? CADERAS. Que estoy en pleno relato sexual y de repente me vengo abajo? CADERAS. Que voy andando por la calle así con un vestido pornosexy?

Me veo a mí misma a cámara lenta andando al ritmo de ‘caderas’. Ouyeah. Es escuchar esta canción y todo lo que te apetece es mover tus caderas… pero rozando las de alguien!

Y la siguiente (Emborracharme, de los LoriMeyers), sólo citaré lo siguiente: ‘y con las ganas que ahora tengo de ……’.

Poned una canción en vuestra vida.

No tengo nada más que decir. Besos a todxs

Colaboración de Laura Rey para Aire-soloparamujeres.com

Booking.com
Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso
Más información De acuerdo