nuevas relaciones de pareja

Últimamente hay un modernismo en las relaciones de pareja que a mí se me escapa del todo. Que si compersión en vez de comprensión, que si poliamor… ¿Poliamor? ¿Sorry?

En mi comarca (sí, comarca, porque yo comparada a esta modernidad soy un ancestro) a estar con varias personas a la vez lo llamamos 'ser infiel' ¿que hay de natural en ser infiel? (¡llámanos locos!).

El caso es que pensé que lo había visto todo: novios con amante, novias con novio prometidos y que se quedan embarazadas de novios con novias… Pero ¡ay amigas! ¡Qué error! ¡Cuán equivocada estaba y qué poco preparada para la siguiente oleada de los hipsters del amor!

Las nuevas relaciones de pareja

El caso es que no hace mucho quedé para un café con una amiga con la que me iba el fin de semana a esquiar. Íbamos a planificar un poco todo, ya que íbamos nosotras juntas pero también venía el novio de mi amiga con su hija. Sí, mi amiga sale con un hombre divorciado que tiene una hija pequeña.

No, esto no es el objeto de mi asombro. Hasta aquí, todo me parece muy correcto, menos su cara. Su cara así medio desencajada y cabreada me dice que no vamos a hablar sólo del alojamiento. Y entonces lo dice. En ese segundo en el que yo iba a abrir la boca para decir 'nena, ¿qué te pasa?', me suelta la bomba: 'no viene solo con su hija, también viene su ex.' WHAAAAAAAAT???? Qué viene QUIÉN? ¡Ay madre! (literal, habemus madre)

Vamos a dejar una cosa clara: yo tengo 28 años, soy una mujer moderna (o eso pensaba yo), que viaja, lee, va a conciertos, cuida de su perra adoptada, vuela por los aires colgada de una tela… pero ¿HOLA?

"Mi pareja queda con su ex.... ¿y conmigo?"

¿Te vas de finde con tu novio, su hija y la madre de la hija?

¿Pero en qué momento os ha parecido esto una buena idea? ¡Que hay cosas en la vida que no es necesario mezclar! La nutella con sal, baileys con coca-cola, una fabada y una cita romántica, rayas y lunares… NO ES NECESARIO, REALLY.

Todo esto le digo a mi amiga mientras me encuentro en un estado de ojiplatismo absoluto (la situación lo requiere).  Ella, no menos ojiplática que yo, me dice que no sabía nada cuando aceptó.

'Él me propuso que subiéramos para aprovechar el último fin de semana de nieve y que su hija iba a estar recibiendo clases, que nos lo íbamos a pasar TODOS genial, pero yo en 'todos' entendí tú, yo, él y su hija'.

Estoy en un nivel que creo que me mareo. Necesito un café, o dos, o a lo mejor me dejo de tonterías ya y me pido un ron (y a mi amiga uno doble), que seguro que entonces yo ya me mareo del todo y ella deja de sufrir.

Sin salir de mi estado, le preguntó que si está segura o si se está montando una peli (o más bien una telenovela) y entonces procede a contarme cómo se ha enterado de esto. Estaban hablando de la organización de coches y entonces él le dijo: 'Elena (hija), Sara (madre) y yo salimos el viernes a las 17h'.

Ante esta evidencia, con nombres y todo, tengo que creer que mi amiga no está en un bucle autosugestivo sino que lo de que la madre viene es real como la vida misma.

¿Creéis que ya habéis visto suficiente?

Pues, una vez más, error! AHORA VIENE LO GORDO. Mi amiga me dice que claramente alucina y le pregunta que cómo se le ocurre llevarla de fin de semana con su ex y su hija, a lo que él contesta (ojito que esto no tiene desperdicio): 'pero, ¿qué más da, no? ¿Cómo no vas a venir? ¡Qué tontería! A mi me parece de lo más normal'.

AJÁ, CLARO. Justo el término NORMAL es el primero que se me viene a mí a la cabeza al escuchar todo este ensamblaje de 'normalidades'. Y lo mejor de todo es que aquí el amigo sigue insistiendo en hacerle ver a mi amiga que es una situación lógica y que 'hombre, pues puede que esto pase más veces'. El amigo que tiene ya una edad para ser serio, algo así como CUARENTA AÑOS.

Y yo me pregunto ¿Qué ha pasado aquí? ¿Es que cuando te divorcias te sueltas la melena y te da igual ocho que ochenta? ¿O es que vivimos engañados y los hipsters no nacieron en los 90 sino en los 70 y los de los 80 ni nos hemos olido la trama?

Y ya si me voy al fondo de la cuestión: ¿dónde está la empatía? ¿Dónde está ese momento en que te pones en el lugar del otro y ves que sufre? ¿Hasta dónde puedes llevar el egocentrismo en una relación y compatibilizarlo con no herir a la otra persona implicada?

Vale ya de términos cobardes como compersión, poliamor, 'etiquetas' y de relaciones a medias y compromisos no comprometidos. Vamos a ser realistas y valientes y afrontar el amor con todas sus letras.

¿Quieres una relación? Pues sé valiente. ¿Quieres varias? Pues sé valiente también para no tener que 'vivir' aferrado a una porque te da miedo quedarte solo si te fallan las demás. En definitiva, deja de tenerte miedo.

Nadie ha muerto por estar solo, por ser cobarde a lo mejor sí.

Si decides amar, AMA. Con todas las letras, en negrita y en mayúscula. Porque amar, como soñar, es para valientes. Ya hay una imagen viral en las redes que lo dice: 'odiar es para flojitos. La gente fuerte ama, ama un montón'.

¿Qué pensáis vosotros?

Colaboración de Laura Rey para Aire-soloparamujeres


Booking.com