la mujer y la menopausia

En esta época  de la Menopausia, los cambios que experimentamos hacen que nos hagamos muchas preguntas sobre todas las areas de nuestra vida,  comenzamos percibir la realidad de diferente manera y sentimos con cierta “nostalgia” que cosas que antes nos satisfacían, ahora nos dejan indiferentes o incluso nos molestan.

¿Eres la dueña de tu destino?

En  este periodo muchas mujeres toman conciencia de la vida que están viviendo y quizá no se reconozcan en ella. El hecho de transitar por este periodo y darnos a luz como mujeres en la edad madura, puede entrañar el hecho de que tengamos que tomar decisiones.

Por ello, hoy quiero reflexionar contigo sobre la importancia que tienen las decisiones que tomamos. No solo las importantes, sino todas aquellas que tomamos de forma inconsciente.

La importancia de las Decisiones en la Menopausia

Vivimos tan apresuradamente y de forma tan automática  que no nos hacemos conscientes de la importancia de las pequeñas decisiones que tomamos cada día y que poco a poco son las que van configurando la vida. Esas decisiones que nos pasan inadvertidas, sobre donde ir, como hacer, que comer o a quien acompañar.

Hay muchas personas que creen que es posible “no elegir” sin darse cuenta que esto ya es una “decisión”.

Es muy frecuente dejarnos llevar por lo que nos ocurre o por el estado de animo que tenemos, especialmente durante esta etapa de la menopausia, pero esto tambien es una decisión aunque sea de forma inconsciente.

Cuando tú decides dejar “pasar”, tú  inconsciente “decide” por ti, repitiendo una y otra vez los patrones que ha aprendido. Y el control de tu vida lo tiene él y no tú. Y lo que suele suceder es que te encuentres viviendo la vida de los otros.

Nuestra sociedad actual aunque hable mucho de la igualdad de la mujer y sea un gran tema de debate, a las mujeres se nos considera en muchos aspectos “inferiores” a los hombres, esto es algo muy subliminal pero que se transmite a lo largo de todos los estratos sociales y en lo que respecta a la toma de decisiones tenemos una “pequeña” desventaja ya que en muchos círculos, no acaba de verse con buenos ojos a las mujeres que toman las riendas de su vida y deciden hacer cosas que no son “costumbre”

Muchas de nosotras callamos la  voz interior de nuestro ser, allá por la adolescencia, cuando nuestra principal preocupación era buscar encajar con la vida y encontrar nuestro lugar y hoy después de muchos años, sentimos la necesidad de tomar el control de nuestras vidas. De ser las creadoras de nuestra propia realidad.

No nos vale con ir de victimas, si quieres  vivir una realidad acorde a tus  deseos y con mayor bienestar, tienes que  decidir actuar.

¿Que nos frena en la toma de decisiones?

En primer lugar, si eliges puedes acertar o equivocarte, este es un riesgo que tienes que correr. Pero como te he comentado alguna vez, especialmente cuando los trastornos de la menopausia están presentes, todo depende de cómo interpretes lo ocurrido, por lo que una equivocación la puedes ver como tal o puedes tomarla como un aprendizaje.

Así que no tienes que tener miedo a equivocarte, solo quien no hace nada nunca se equivoca.

Otro aspecto a tener presente es que tomar decisiones es aceptar el resultado. Esto hace que algunas mujeres no quieran tomar decisiones sobre su propia vida. Eso les da la oportunidad de culpar a todos los que están a su alrededor y seguir quejándose de lo que les ocurre.

En esto aunque parezca paradójico centran su “poder” hacia los demás.

Otra  de los grandes razones por las que no tomamos decisiones, y esto no solo ocurre durante la etapa de la menopausia, es por la inseguridad, si bien es verdad que cuando tomamos una decisión es bueno tener información suficiente, no es menos verdad que el hecho de querer tener todo atado, en muchas ocasiones hace que nos quedemos inmóviles.

No es posible controlar todos los factores, sobre todo si se trata de decisiones que tienen que ver con la vida.

Una razón que me encuentro con frecuencia, es que hay mujeres que en realidad no saben lo que quieren, tienen bastante claro lo que no, pero no saben lo que sí. Se pasan la vida huyendo en vez de dirigirse a lo que desean.

Cuando en una sesión de coaching  después de escuchar a muchas mujeres una retaila de cosas que nos les gustan  les pregunto: ¿Qué quieres de tu vida? ¿Hacia dónde te diriges? Y con bastante frecuencia me contestan, mira “no sé realmente lo que quiero” o “no me lo he preguntado nunca”……

Y la consecuencia de esto es que pasamos los días sin rumbo y dejando que los acontecimientos en forma de “síntomas”, “personas” o “circunstancias” sean las que dirigen nuestra vida.

Quizá en otros momentos de tu vida tenías más claro hacia dónde dirigirte, a tener pareja con un proyecto en común, hijos, a tener un trabajo determinado, a conseguir ser una mujer exitosa……. Y hoy en esta etapa de la menopausia, quizá reconozcas que muchas de esas cosas no han sido como tú pensabas. Y no tienes muchas ganas de muchas complicaciones.

Estás en una edad excelente para replantearte tu futuro, fijarte Metas, hacer planes, aprender cosas nuevas, CRECER , vivir todo aquello que te gustaría haber vivido ……..Si nos fijamos en la esperanza de vida actual  TE QUEDA POR VIVIR, 35, 40 o más años.

¿No crees que merece la pena, que en este principio de año que hemos comenzado hace unos días, tomes la decisión de DECIDIR TU VIDA?

¡Te deseo un Feliz 2019 !

Escrito por Vicenta Barco para Aire revista femenina


Booking.com
Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso
Más información De acuerdo