mascarilla para el acne

Esta es una mascarilla casera para combatir el acné es muy sencilla de hacer, aporta limpieza y reduce la inflamación de los poros, combina dos ingredientes naturales como el aloe vera y el limón.

Mascarilla de Aloe vera y limón

Combatir el acné con mascarillas caseras aporta no solo la limpieza necesaria para la cara, sino que alivia la inflamación. Preparar como vas a ver esta mascarilla para la cara, es algo sencillo que puedes realizar perfectamente en casa, muy económico y natural.

Esta mascarilla casera puedes utiizarla una vez a la semana, complementando siempre con una limpieza diaria, recuerda que el acné se produce por la suciedad que se acumula en nuestros poros.

El aloe vera es una planta muy conocida por sus propiedades hidratantes y cicatrizantes, se utiliza para multitud de cuidados de la piel ya que además es regenerativa. En el mercado las puedes encontrar en gel, pura y en multitud de derivados en crema, la puedes encontrar en farmacias, herbolarios, grandes superficies y a través de tiendas online en la red.

Es una planta que puedes tener en casa y que se cuida con suma facilidad, una forma muy natural y efectiva de utilizarla, es cortar un trozo de sus hojas cuando lo necesites y aplicarlo.

Lo que se utiliza en la hoja del aloe vera es la parte gelatinosa que están en el interior, es importante limpiarla muy bien para eliminar los otros restos. Para esta mascarilla casera para la cara utilizaremos el limón, este fruto es también muy utilizado en el cuidado y limpieza del cutis gracias a su alto poder de limpieza y al resto de sus propiedades.

Preparar la mascarilla contra el acné de aloe vera y limón

Utiliza el gel natural de aloe vera ya preparado de la farmacia o herbolario, o bien el que has preparado tu de forma natural con la planta. Mezcla el aloe vera con el jugo exprimido de un limón, une los dos ingredientes añadiendo más de uno o de otros hasta que la mascarilla tenga una consistencia adecuada, debe de ser como una crema.

Una vez la tengas lista aplícala sobre el rostro de forma suave, teniendo la precaución de evitar todo el contorno de los ojos. Dejala secar durante 20 minutos aproximadamente, minutos que puedes utilizar para darte una placentera técnica de relajación y disfrutar de ti misma, recuerda bella por dentro, bella por fuera. Pon una alarma para acordarte del tiempo transcurrido.

Retira la mascarilla con abundante agua tibia, con suavidad. Seca la cara con una toalla dando suaves toques con ella sobre la zona húmeda y pasa a aplicarte una loción hidratante no grasa a continuación. 


Booking.com