Malos habitos alimenticios

Los hábitos son los comportamientos que ejecutamos en nuestro día a día y que hemos ido adquiriendo por instinto o herencia, familiar y social.

Los hábitos, son increíblemente poderosos y ayudan a automatizar nuestras vidas. Nos hacen la vida más fácil,liberan nuestra atención para poder centrarnos en otras cosas.

Los hábitos  forman parte de nuestro sistema natural de supervivencia y nos hacen ser más eficaces pero también nos mantienen atrapados en un bucle de conductas dañinas como puede ser comer de manera compulsiva o fumar. El problema es que los hábitos no existen de forma aislada, forman redes con otros hábitos que los arraigan y los refuerzan.

Por ejemplo, cuando salgo con los amigos de tapas con los amigos, como cosas grasientas, bebo alcohol y fumo.

Las estructuras de hábitos son tan sólidas como una tela de araña pero esto no quiere decir que no podemos modificar nuestros hábitos y acabar con conductas que nos hacen daño. La clave: debemos romperlos de uno en uno. Como decía sabiamente mi madre, el que mucho abarca poco aprieta.

Los malos hábitos alimenticios

Centrándonos en las conductas alimentarias, los hábitos alimenticios que afectan a nuestra relación con la comida están muy arraigados. Su origen está en nuestra infancia y nuestra adolescencia.

En principio los hábitos alimenticios son como los de nuestros padres o nuestros abuelos. Si en nuestra casa nunca se comía pescado raramente vas a ser un gran aficionado a los alimentos de este tipo. Comemos tal y como nuestro entorno, ya sea por deceso, exceso o asociación. 

Y es aquí donde debemos hacer más hincapié, en la asociación: ¿Con qué relacionamos cierto tipo de alimentos? ¿Dónde nos transporta ese olor a bollería recién hecha? ¿Por qué tengo que comer esas migas cada vez que voy al pueblo?

Dar respuesta este tipo de preguntas nos ayudará a tomar conciencia de todos los comportamientos relacionados con nuestra alimentación.

¿Puedo romper los malos habitos alimenticios?

Cuando intentamos romper con esos hábitos aferrados a nuestro interior cambiando solamente los alimentos que tomamos por otros alimentos más saludables, normalmente fracasamos en es intento de cambio.  Esas costumbres, hábitos alimenticios, están tan enraizados que nos volverán a empujar hacia el bucle de conductas dañinas.

Una vez que hemos tomado conciencia de todo aquello relacionado con nuestros malos hábitos alimenticios, tenemos que buscar la motivación para cumplir nuestro objetivo. La motivación es el principal motor del cambio. Esta está ligada al aprendizaje, la memoria y  las emociones.

Tu meta tiene que ser importante para ti, tiene que formar parte de tus prioridades y tienes que vibrar con la idea de conseguirla. Sin emoción no habrá la ilusión y la fuerza de voluntad necesaria para superar las barreras que irás encontrando en el camino se desvanecerá.

Además de tomar conciencia y estar motivado, para cambiar de hábitos existen otros puntos importantes que te ayudarán poco a poco a conseguir tu meta: la sustitución, la repetición de las nuevas conductas y la recompensa.

Generar nuevos rituales  que repitas día a día y que te produzcan la misma sensación de placer que una conducta dañina (comerte una caja de bombones para llenar el vacío emocional)es una de las claves del éxito.

Por ejemplo, llegar a casa tras una jornada de trabajo estresante y darte un baño de espuma en lugar de tirarte en el sofá y atracar la nevera puede ser una nueva conducta saludable. Premiarte tras ese día de trabajo y generar satisfacción va ha provocar que sigas motivado. Sin premio no hay motivación. 

Como dijo el padre del taoísmo Lao- Tse, lo que no debéis olvidar nunca en un proceso de cambio de hábitos, sea de la tipología que sea, es: “Un viaje de mil kilómetros comienza por un sólo paso”.

Colaboración de Sandra Tirado coach nutricional para Aire-soloparamujeres


Booking.com
Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso Más información
De acuerdo