El acoso escolar está a la orden del día, muchas veces lo más difícil es detectar si a tu hijo le está ocurriendo algo o no.

Hay algunas preguntas clave que pueden hacer que sospechemos que existe algún tipo de problema en el colegio:

¿Tu hijo ha cambiado su estado de ánimo? ¿Se irrita con más facilidad o está más sensible y llora sin motivo? ¿No quiere ir a clase o ha indicado que quiere ir a otro colegio? ¿Finge estar malito sobre todo por la mañana?

No te habla de los amigos, parece que tienes pocos o ninguno. ¿Está nervioso o distraído?

 ¿Sus notas han empeorado? Cuando llega a casa ¿trae la ropa estropeada o le faltan cosas en su mochila?

¿Tu hijo sufre acoso escolar o bullying?

Si te has planteado las preguntas anteriores y coinciden con las situaciones que tu hijo tiene actualmente, es posible que tu hijo esté sufriendo acoso escolar.

"Ante de disparar a matar, es momento de hablar con él y ver realmente que es lo que está ocurriendo, ya que muchas veces la propia adolescencia hace que los niños cambien y se den algunos de estos indicios."

Es posible que sea un hecho aislado, o bien que tenga problemas con las relaciones entre los compañeros del colegio.

"Es necesario que sepamos de donde surgen esos cambios y situaciones,cuál es la situación real a la que hay que enfrentarse."

A priori es importante estar atentos, ya que los niños que sufren acoso escolar no quieren hablar de ello, especialmente con los adultos, ya que temen las represalias de los maltratadores.

"Uno de cada cuatro niños se ve envuelto en algún tipo de acoso escolar"

Cómo funciona el bullying o acoso escolar

Muchas veces son gestos que parecen inocentes como insultos, burlas, motes o empujones, acaban derivando en palizas y amenazas, en muchos casos las acosadoras son chicas y suelen ser más crueles "ciberacoso femenino".

"Estas situaciones no son inocentes, minan la autoestima del niño y les hace sentir miedo, sino actuamos a tiempo podemos encontrarnos con un grave problema que genera su equilibrio emocional."

El acoso escolar o bullying puede darse de muchas formas, verbal o físico e incluso ambas.

En el aspecto físico los niños más pequeños tienden a tener mucho más riesgo de golpes y palizas, la mayoría no se atreve a denunciarlo ni a decir nada a padres ni a profesores. Saber si existe o no acoso escolar es muy importante.

Gana la confianza de tu hijo

La vergüenza, el miedo a las represalias hacen que los niños no quieran denunciar ni decir lo que les está pasando. Todos conocemos los problemas de comunicación que hay con los hijos adolescentes

"Generar la confianza con el niño es vital en este punto, es necesario que se sienta seguro, que tenga claro que vamos a solucionar el problema que tenga y que gracias a ello pueda contar y expresar lo que le ocurre."

Escuchar en este punto es primordial, muestra interés por lo que te cuenta, pregunta lo que necesites para poder valorar realmente si existe o no maltrato o acoso escolar.

Si realmente está metido en un caso bullying es importante que actúes de forma rápida y te pongas en contacto con el colegio, su intervención es imprescindible al igual que es necesaria su colaboración para parar la situación de forma rápida.

"Tu hijo te necesita, a ti sí, tu apoyo debe de ser incondicional, debes generarle seguridad y confianza para que pueda superar esta situación de la mejor forma posible."

No descartes acudir a un psicólogo, especialmente en los casos más delicados.

Booking.com