La ansiedad se ha convertido en una palabra de la que parece que todo el mundo sabe y todo el mundo la añade ante cualquier situación.

El que existan muchos prejuicios y comportamientos prejuzgados sobre la ansiedad hace que sea más difícil de tratar.

Las ideas preconcebidas se han vuelto tan reales que en cuanto alguien sabe que sufre ansiedad o conoce que otro pueda tenerlo ya han hecho que se haga un diagnóstico prematuro e infundado.

Falsos mitos sobre la Ansiedad

Las personas que padecen ansiedad son débiles y miedosas.

Si bien muchos trastornos de ansiedad vienen por causa de diferentes miedos, eso no significa que las personas que padecen ansiedad tengan que ser flojas o miedosas.

La ansiedad muchas veces aparece por algo que nos ocurre a todos, los remordimientos y el arrepentimiento.

Si tienes ansiedad no es tan importante

Padecer ansiedad no es algo que debamos de ocultar, la ansiedad deriva en otro tipo de enfermedades de forma más habitual de lo que suponemos, depresiones y adicción.

Los niños y los adolescentes también sufren de ansiedad, sin embargo como no entienden claramente que es no hablan de ello, tienden a ignorar lo que les ocurre.

Es raro tener ansiedad

La ansiedad es un trastorno que afecta a más de 40 millones de personas mayores de edad al año solo en EEUU, de igual forma a nivel infantil es uno de los trastornos más habituales.

La ansiedad tiene que ver con una infancia triste

No siempre la ansiedad viene aparejada de algo que ha ocurrido en nuestra infancia o en nuestro pasado.

Si bien es cierto que si algo nos marcó en el pasado puede influir y de manera negativa en el trastorno de ansiedad actual (infancias poco felices). Personas con infancias muy felices tienen ansiedad.

Muchos psicólogos que tratan la ansiedad y la depresión utilizan en la actualidad terapias basadas en el presente en lugar de hacer revivir traumáticamente a sus pacientes vivencias del pasado.

Psicología aplicada para combatir la ansiedad y la angustia vital.

Las técnicas de meditación y relajación también son una ayuda muy importante para tratar de combatir la ansiedad y el estrés.

Aléjate de lo que te da miedo para combatir la ansiedad

Cualquier psicólogo diría justamente lo contrario, huir no es lo más conveniente, evitar algo hace que la situación empeore, si algo te da miedo, cuanto más contacto tengas con esa situación más posibilidades tienes de trabajar sobre ella para controlarla.

Evadir los problemas de forma puntual puede que funcione al principio, si bien huir de forma constante genera más ansiedad.

Este continuo correr genera además muchos problemas añadidos y puede derivar en comportamientos problemáticos.

Si huyes no vas a poder acabar con tus miedos y la ansiedad se volverá permanente, vivir con ansiedad solo saben lo que es quienes la padecen.

La ansiedad se soluciona sola

Un mito bastante habitual sobre la ansiedad es que la gente piensa que no debe de tratarse por un especialista.

Si no tratamos la ansiedad y la combatimos podemos acabar con una depresión importante entre otro tipo de dolencias que también pueden ser físicas, muchos métodos son válidos para tratar la ansiedad, psicoterapia, técnicas de relajación y meditación, etc.

Una copa rebaja la ansiedad

El alcohol, el tabaco, aunque pueda parecerlo no rebaja la ansiedad y no tranquiliza.

De forma puntual puede ser un placebo, sin embargo puede convertirse en una adicción difícil de trabajar y hay que entender que son sustancias que refuerzan a futuro la ansiedad al no recibirlas el cuerpo de forma constante.

Muchas personas toman alcohol o drogas por el simple hecho de reducir la ansiedad que padecen en momentos de pánico o miedo concretos.

La ansiedad siempre viene de algún trauma o miedo.

No es cierto que la ansiedad de forma general proceda del miedo o de la experiencia de un trauma.

Si es cierto que la ansiedad derivada de ciertas fobias como el miedo a las alturas, los ascensores, espacios cerrados proceden precisamente de ese miedo.

Muchas veces la ansiedad es una creencia limitadora, el hecho de comenzar a sentir la ansiedad hace que muchas personas generen más ansiedad.

No puedes decirle nada a alguien con ansiedad

Siempre se puede ayudar a tranquilizar a alguien que tiene ansiedad.

Lo importante más que decirle algo es escuchar a esa persona, si quieres ayudar pregúntale que necesita en vez de suponer que es lo que tienes que hace para ayudarle.

Mostrarte sensible con esa persona que aprecias ya es una ayuda importante, muchas veces la mejor ayuda que podemos prestar a alguien con ansiedad es comprenderlo y aceptarlo.

Es complicado relacionarse con personas con ansiedad.

¿Alguien no ha sufrido nunca ansiedad?

Todos hemos experimentado alguna vez esa sensación, cuando estamos nerviosos por un examen, una presentación en público, esos nervios en el estómago son los primeros síntomas de la ansiedad.

Relacionarte con personas que quieres y que tienen ansiedad solo implica tener cierta empatía con ellos, es la mejor ayuda que le puedes prestar y el mejor reconocimiento de tu afecto.


Booking.com
Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso Más información
De acuerdo