auto hipnosis para dormir

La falta de sueño es un problema de salud tanto físico como mental. No dormir afecta a nuestro cuerpo, a nuestro carácter, nuestro cuerpo no descansa y no puede cumplir con sus funciones vitales que realiza durante la jornada de descanso nocturna.

Muchas veces no conseguimos dormir ya que nuestro cerebro emite continuamente ideas, problemas y situaciones que nos obligan a pensar y hacen que no descanse, de esta forma nos mantiene despiertos, trabaja continuamente.

Hemos conseguido dormir, si bien nos despertamos en mitad de la noche y no es posible conciliar nuevamente el sueño, la ansiedad de no dormir es uno de los principales problemas que conlleva al insomnio. Hay muchas y diversas técnicas para combatir el insomnio, aquí tiene algunos consejos para poder dormir

Este ejercicio de relajación está basado en lo que se denomina auto hipnosis y que utiliza nuestros sentidos y la atención plena para llevarnos de una forma rápida a un estado de relajación beneficioso para nuestra mente y cuerpo.

La hipnosis (no la de los trucos de magia) recurre a los sentidos de forma que ocupando nuestros sentidos, vista, oído y tacto, ayuda a que el cerebro cambie su centro de atención y podamos entrar en estado de relajación, que es el estado previo al sueño. Este pequeño truco de auto hipnosis puede ayudarte a parar tu mente y conseguir dormirte, siempre y cuando que no tengas lo que se denomina insomnio crónico, que te recomendamos sea tratado por un especialista del sueño.

Que hacer si no puedes dormir

El ejercicio lo haces en la cama, donde vayas a dormir, no importa si te has despertado en mitad de la noche o acabas de acostarte y no puedes conciliar el sueño.

Bebe agua, ponte ropa cómoda para dormir. Si está todo oscuro, recuerda que no es necesario que veas nada, ya que normalmente todos conocemos lo que hay en nuestra habitación, aunque si llevamos rato sin dormir, nuestros ojos se acostumbran a la oscuridad y podrás ver a tu alrededor.

 

Ejercicio de auto-hipnosis para dormir

Debes repetir las frases interiormente y seguir el orden secuencial de las mismas, puedes cerrar los ojos cuando quieras y si te has dormido… ¿no era ese el objetivo?. Comenzamos.

Haz diez respiraciones profundas, debes respirar con el estómago, llena de aire el estómago y lo sueltas poco a poco, es indiferente que lo hagas por la nariz o por la boca, permite que tu cuerpo elija por ti aquello que más le acomoda.

Fijamos nuestros ojos en los objetos que tenemos delante y realizamos tres afirmaciones, vista, oído y tacto:

Auto hipnosis para dormir

Realiza previamente diez respiraciones abdominales para acceder más fácilmente aun primer estado de relajación, puedes consultar como realizar este tipo de respiración aquí (la respiración en la relajación).

Durante este ejercicio puedes cerrar los ojos de forma deliberada, utilizando tu imaginación en vez de la visión real a través de los ojos.

Presta atención visual a tres cosas que te rodeen, sin cambiar el foco de visión, es decir, sin mover mucho la cabeza y mentalmente repítelas, por ejemplo me puedo fijar en una vela y digo:

  • Veo el movimiento de la llama….
  • Veo los cambios de color que se produce en la llama...
  • Veo cómo va cayendo la cera...

Ahora nos fijamos en tres cosas auditivas, tres cosas que escucho, que puedo escuchar en mi mente e interiormente repito, por ejemplo.

  • Escucho a la gente hablando en la calle….
  • Escucho el sonido de la caldera...
  • Escucho el sonido de la música q he puesto....

Pasamos ahora a tres cosas cenestésicas, que sentimos, presto atención a lo que siento y mentalmente repito, por ejemplo.

  • Siento la espalda apoyada sobre el respaldo de la silla...
  • Siento calor o frio en algunas zonas de mi cuerpo...
  • Siento las manos apoyadas en el abdomen...

Volvemos a repetir el proceso y empezamos con lo visual, esta vez solo dos afirmaciones, es indiferente que sean distintas a las anteriores o pueden ser las mismas, déjate llevar por las sensaciones y deja libertad a tus sentidos de explorar.

  • Veo el color de la cera...
  • Veo el recipiente donde está la vela…

Ahora nos fijamos en dos cosas auditivas y por ejemplo.

  • Escucho el sonido del viento sobre la ventana…
  • Escucho mi propia respiración…

Pasamos a dos cosas cinestésicas o de sentimiento, por ejemplo.

  • Siento mis ojos como se van cerrando poco a poco…
  • Siento hormigueo por determinadas partes de mi cuerpo…

Y finalmente volvemos a repetirlo con una sola afirmación, seguramente durante el proceso tengamos la necesidad de cerrar los ojos, así que lo hacemos y cuando nos toque visualizar simplemente imaginamos o dejamos que nos afloren pensamientos.

  • Veo la luz de la vela…
  • Escucho mi respiración…
  • Siento los pies en el suelo…

En ese instante, analizamos cual de nuestros dos brazos está más ligero, focalizamos nuestra atención en él, y empezamos a subirlo lentamente hasta que llegue a nuestra cara, a medida que lo vamos subiendo nos vamos sintiendo más relajados.

Llegados a la cara, podemos auto masajearnos la coronilla, la frente, acariciar los lados de la cara, seguir por el cuello y simplemente dejarnos fluir.

Es posible que tras las tres últimas afirmaciones hayas entrado directamente en un estado de relajación total, por lo que no es necesario que continúes haciendo el resto del ejercicio porque ya has conseguido la meta que deseabas, una total relajación y un momento importante de paz mental.

Primero hacemos tres afirmaciones visuales

Veo el cuadro Veo la lámpara Veo la ventana

Prestamos atención a los sonidos externos o internos

Oigo pasar un coche Oigo el agua del baño del vecino Oigo la respiración de mi pareja

Prestamos atención a todo lo que nos toca, táctil, sensaciones.

Siento el calor de las sábanas Siento mi mano en la cara Siento el aire en el pie

A continuación realizamos la misma serie pero con dos afirmaciones

Veo el cuadro Veo la pared

Oigo respirar a mi pareja Oigo mi respiración

Siento la suavidad del pijama Siento mi cabeza en la almohada

Ultima serie de afirmaciones, esta ves hacemos una afirmación de cada tipo

Veo la oscuridad Oigo mi respiración Siento mi mano en la cara

Repite tantas veces como necesites, normalmente yo no paso de la primera. Felices sueños

Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso
Más información De acuerdo