Housers es una nueva forma de invertir y ganar rentabilidad. Después de los momentos tan duros que ha pasado el sector inmobiliario empiezan a salir nuevos productos o formas de inversión inmobiliaria.

Estas nuevas modalidades de financiación intentar aprovechar cuatro ventajas:

  • El repunte que puede tener el sector inmobiliario en los años próximos.
  • Obtener rentabilidades a corto y medio plazo superiores a otros productos financieros, y en particular los bancarios.
  • El crecimiento y aceptación entre el público en general de nuevas formas de financiación participativa o crowfunding inmobiliario.
  • Importar modelos de gestión de inversiones en el sector inmobiliario, que ya funcionan hace tiempo en otros países.

Nuevas Inversiones, en que invertir a largo plazo

Housers está formado por equipos multidisciplinares, especializados en el sector financiero e inmobiliario, su objetivo es buscar inmuebles atractivos, reformarlos y empezarles a sacar rentabilidad a través del alquiler de forma inmediata, es decir una primera rentabilidad a corto plazo. También buscan la rentabilidad a medio y largo plazo mediante la revalorización del inmueble y su posterior venta.

¿Como se instrumenta la inversión inmobiliaria de Housers?

Housers hace una labor de búsqueda exhaustiva, trata de encontrar inmuebles atractivos a nivel de precio.

Para adquirir el inmueble y obtener la financiación necesaria lo instrumentan a través de un crowdfunding inmobiliario, cada persona puede aportar un mínimo de 100 euros y un máximo de 3.000 euros por un inmueble con un límite global de 10.000 euros repartidos en varias propiedades.
Una vez obtenida la financiación necesaria, se compra el inmueble, creándose una sociedad cuyo principal activo es el inmueble.

Las personas que han participado en el crowdfunding inmobiliario se constituyen en socios de la sociedad, que serán retribuidos en forma de dividendos en base a los beneficios que se obtenga por el inmueble, que son pagados el día 15 de cada mes, por lo que es una rentabilidad medible desde el primer momento. Esta suele estar en un 4% bruta, si bien es orientativa y dependerá de cada inmueble. Housers cobra una comisión por este reparto y no debemos olvidar que estarán sujetos a retención fiscal.

Otro atractivo es que los socios pueden aumentar su rentabilidad de forma importante cuando se produzca la revalorización del inmueble y su posterior venta.

Como funciona y perspectivas de la inversión inmobiliaria

Cuando te das de alta en housers puede ver los inmuebles disponibles para invertir, aquí es donde tenemos que ser precavidos. Debemos estimar una rentabilidad moderada de carácter mensual (3%). Housers suele ser bastante optimista con la revalorización del inmueble, que generalmente proyecta en un horizonte de 60 meses.

Quizás esta es la gran incógnita no solo para invertir en Housers sino en cualquier producto relacionado con el mercado inmobiliario, si bien Housers indica que uno de sus puntos fuertes es encontrar inmuebles por debajo de precio de mercado, que incluso puede reformar para luego destinarlos al alquiler y finalmente a la venta.

Es importante centrarse en el valor de compra, algo que puede ser complicado para neófitos en el mercado inmobiliario, os dejamos esta herramienta de big data que permite saber el precio de un inmueble, puede ser una buena referencia. ¿cuanto vale mi casa?

Socimis versus Crowdfunding Inmobiliario

Otro de los puntos a tener en cuenta, quizás una de sus debilidades es que Housers o mejor dicho las sociedades en las que se instrumentan estas inversiones, no tienen un trato fiscal favorable a diferencia que ocurre con las socimis, o con los beneficios fiscales que cuenta el particular cuando pone un inmueble en alquiler, ya que tiene una bonificación en el impuesto del IRPF del 60% de los ingresos generados.

Además esta manera de instrumentalizar las inversiones pueden ser castigadas por Hacienda, ya que puede ser interpretada como una sociedad patrimonial, a las cuales no se les puede aplicar el régimen más ventajoso de entidades de reducida dimensión, que conlleva un tipo impositivo reducido o ajustes contables como la amortización acelerada. Para evitar esto, tiene que haber una persona contratada laboralmente a tiempo completo, que realice todas las gestiones relacionadas con la sociedad, es decir con el inmueble explotado.  

Otro rasgo que tenemos que tener en cuenta, que invertir en Housers o sociedades de crowdfunding inmobiliario  supone mantener la inversión durante un tiempo importante, ya que no existe un mercado donde podamos vender las participaciones. A diferencia de lo que ocurre con las socimis, que cotizan en mercados secundarios, siendo uno de sus puntos fuertes la liquidez.

La inversión en sociedades de crowdfunding inmobiliario tampoco está garantizada por ningún Fondo de Garantía, aunque la inversión está respaldada por el propio inmueble, lo que nos ofrece una mayor garantía que una socimi que pueda tener problemas patrimoniales.

Nuestra conclusión es que Housers puede ser una buena opción para el pequeño ahorrador, que no dispone de suficientes fondos para invertir en el mercado inmobiliario, y para aquellas personas que no posea conocimientos importantes de este mercado. Parece razonable obtener rentabilidades superiores a productos bancarios como los depósitos o fondos de inversión de renta fija o mixta.

Otro punto importante, que es donde gana a las socimis, es la transparencia de información facilitada, ya que dan bastante detalle del inmueble comprado e información relacionada. Algo que no es tan sencillo tener en una socimi, además las acciones de una socimi pueden estar sobrevaloradas, y obviamente eso es muy difícil determinarlo a la hora de comprar acciones de estas sociedades.

El modelo de gestión de housers nos parece innovador y transparente, si bien juegan en desventaja fiscal con las socimis o con los beneficios que un particular puede tener a la hora de explotar un inmueble.

Quizás no le quede otra que evolucionar hacía una socimi sin perder su esencia o que el legislador les cree un marco fiscal más ventajoso. Además de aumentar el límite de los 3.000 euros por inmueble y 10.000 euros en el computo global de la sociedad de crowdfunding inmobiliario para así poder atraer a ahorradores con mayor capacidad.

Si el equipo profesional  de las sociedades de crowdfunding inmobiliario hacen bien su trabajo, y gestionan adecuadamente los riesgos de un mercado como el inmobiliario, estaremos apostando a caballo ganador.

Otras sociedades de crowdfunding inmobiliario son las siguientes

www.inveslar.com situada en Barcelona, especializada en inmuebles situados en la ciudad condal. Se puede invertir desde 100 euros.

www.invesreal.com/ El importe para entrar es mayor y supone un precio final de 500 euros. Las rentabilidades orientativas que indican oscilan entre un 4% al 15%, estas últimas obtenidas tras la venta del inmueble.

La referencia legal del crowdfunding inmobiliario o financiación participativa como se denomina jurídicamente está en la Ley 15/2015, BOE del 28 de abril , que establece el régimen jurídico de las Plataformas de Financiación Participativa del Estado Español.

También les dejamos este dos enlace de dos plataformas argentinas de crowdfunding inmobiliario www.crowdium.com.ar y crowdfunding.com.ar

 


Booking.com