A día de hoy nadie se plantea que la mujer está dentro del mercado laboral, aunque esto ha tenido sus consecuencias.

Una de las consecuencias más palpables es la reducción de la tasa de natalidad, así como el cambio de estilo de vida en la familia, no obstante a día de hoy la mujer sigue marcando un rol muy familiar y sexista, aún existe un abismo en muchas ocasiones para poder conciliar la vida laboral y la familiar.

Conciliar la vida familiar y laboral

La figura del hombre siempre ha sido la de aquel que lleva el salario a casa y la mujer la que cuida de la casa, los niños y prepara la comida. Hermoso estereotipo ¿verdad?

Como no puede ser de otro modo, el rol clásico continúa en nuestros días, muchos de los hombres de más de 30 años han sido educados en ese modelo, tanto es así que a nivel laboral el trabajo toma la estructura para acoplarse a ellos y no a nosotras.

El hombre puede dedicarse a trabajar, a hacer su carrera profesional y se le pide “ayudar en casa”.

Nada que ver con la obligación inherente que continúa patente en la mujer que si bien, puede trabajar e intentar ir al liderazgo y el éxito profesional, también debe de asumir las tareas de cuidado de los niños, educación, familia y el hogar.

Bien es cierto que muchos hombres a día de hoy asumen tareas y responsabilidades familiares, por fortuna muchas parejas actuales asemejan los dos roles en el cuidado del hogar y la familia, en estos casos la conciliación de la vida laboral y familiar lleva a ambos sexos a un verdadero conflicto.

compartir tareas

¿Han pensado las empresas en que este conflicto afecta a su propio éxito, beneficios y productividad?

Como afecta la conciliación de la vida laboral y familiar a la empresa y a los trabajadores.

- Genera insatisfacción laboral.

- Disminuye el rendimiento de los trabajadores.

- Eleva las tasas de absentismo laboral.

- Los trabajadores en muchos casos están desmotivados.

-Muchas personas valiosas renuncian a puestos de responsabilidad por no poder conciliarlos con su vida laboral, en algunos casos la mediocridad dirige a los valen.

- El estrés y la ansiedad por no llegar a todo se traduce en baja productividad.

Doble jornada laboral ¿Para quién?

Las excepciones aún son pocas ya que como hemos visto la asunción de los roles por sexo están presentes en nuestros días, de tal manera que la mujer tiene multi-empleo, doble jornada laboral.

Aunque en muchos casos ellos asumen algunas tareas del hogar, la proporción se aleja mucho del tan deseado 50%.

trabajo familia cansada

¿Cuál es el éxito de la conciliación del trabajo y la vida familiar?

Las empresas ven la conciliación de la vida laboral y familiar como una amenaza a los beneficios y entienden que nada tiene que ver con ellos, sin embargo hay empresas europeas que sí están cambiando esta tendencia y aplicando medidas que permiten favorecer la conciliación del trabajo y la familia.

 

El principal éxito en este tipo de programas es la aplicación de estas medidas no sólo a las mujeres, sino en general a todos sus trabajadores sin distinción de su sexo.

Diferenciar vuelve a implicar desigualdad, problemas y percepción de mayor coste.

Una actitud responsable y sensible del problema ayuda a mejorar en general la productividad y los beneficios de las empresas conciliar el trabajo y la vida familiar no significa trabaja menos sino de forma diferente.

Entre las causas de abandono de empleo de muchas mujeres se encuentra la dificultad para conciliar familia y trabajo, por este motivo muchas empresas pierden verdaderos talentos y profesionales, si se permite una organización conciliadora la tendencia gira hacia la productividad empresarial.


Booking.com
Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso Más información
De acuerdo