como relajar la mente

Relajar la mente, dejarla en blanco, sin pensar es algo fundamental para combatir el estrés. Nuestro ritmo diario es desenfrenado, el trabajo, la familia, las relaciones, nosotras mismas.

Es necesario que busques algo de tiempo para ti de forma que tu mente se relaje y puedas frenar el estrés creciente, poder combatir la ansiedad. A continuación vamos a daros algunas ideas sencillas para poder relajar nuestra mente.

Técnicas de Relajación

La respiración

Concentra tu atención en tu propia respiración, es la antesala de cualquier técnica o  ejercicio de relajación. Cierra los ojos, inspira y expira lentamente. Toma el aire hinchando el abdomen.

Tu atención debe estar concentrada por completo en el sonido de la respiración y en las diferentes sensaciones que hace el aire al ir pasando por nuestro cuerpo.

Es posible que en muchos momentos te pierdas y veas que tu mente se ha ido a otra cosa, no te culpes, simplemente vuelve a centrar tu mente en el ejercicio y al recorrido del aire al inspirar y expirar.

Imaginar, tu mente es un potente aliado

Recurso fácil, gratuito y muy gratificante. Túmbate boca arriba, cierra los ojos y simplemente comienza a viajar con tu imaginación, haz un viaje en el cual visualices que estás contenta y feliz, imagina el lugar que más te guste, donde te sientas bien y con quien tú deseas.

Eres la protagonista, imaginar es gratis y puedes fantasear con lo que desees.

Únicamente haz que tu fantasía sea feliz, si vienen imágenes que la estropean recuerda que eres la dueña de tu imaginación y puedes modificarla y transformarla a tu gusto.

La pared blanca

Este ejercicio puedes hacerlo con los ojos abiertos o cerrados, en el primer caso debes buscar una pared que esté libre de adornos y sea blanca, en el segundo es sencillo, visualiza una gran pared de color blanco.

Solo debe concentrarte en la pared, puedes fijarte detenidamente y recorrerla por todas partes, centrando tu atención en la propia pared. Es posible que vayas descubriendo marcas en la misma o señales encubiertas, eso lo analizaremos en otro post.

La música amansa las fieras y relaja la mente

Por supuesto no podíamos dejar de utilizar un recurso tan importante como la música relajante, cada persona se relaja con un conjunto de sonidos diferentes, a unos les gusta la música chill out, a otros la clásica o la de sonidos de la naturaleza, busca la que te haga sentir relax y calma.

Si tienes la oportunidad de tener un aparato de ruido blanco, ya conoces su potencia para acceder a una relajación potente y sanadora, combina el ruido blanco con los sonidos de la naturaleza que más te agraden y disfruta del viaje a la paz.

Date un baño especial y relajante

Si quieres regalarte un momento único para ti misma, busca tiempo para darte un baño, busca una música de fondo relajante, pon velas, utiliza aromas, añade sales de baño o aceites esenciales.

Entra en la bañera mientras se va llenando, siente el agua caliente en tu cuerpo y acaricia tu piel dentro del agua, escucha el ruido del agua llenando la bañera.

Ducharse es algo habitual de todos los días, sin embargo de vez en cuando recurre a una buena ducha de agua caliente para disfrutar del chorro de agua sobre tu piel, una ducha especial puede ser más efectiva y rápida que un baño.

Disfruta de la naturaleza es relajante 

El contacto con la naturaleza nos desintoxica y nos relaja, el verde de los árboles, los pequeños riachuelos, si tienes la suerte de tener el mar cerca, nos ayuda a desconectar de todo.

Siguiendo lo que la ley de la atracción nos dice, es importante lo que pensamos y por ende, lo que vemos llega a nuestra mente. Si no puedes hacer una escapada real a la naturaleza ponte un video o imágenes de la naturaleza.

Deporte para relajarte y liberar estres

El deporte libera las endorfinas necesarias para desestresarnos, cuando hacemos deporte liberamos el estrés y aunque en ese momento nos llenemos de energía, al termina la sensación relajante es la que nos queda.

Si no te gusta hacer deporte, no lo hagas, aunque un paseo de unos 20 minutos suple perfectamente y libera nuestro cuerpo y mente, si te sientes mentalmente estresada o tienes un problema, o te han dado un disgusto, anda, los problemas se van quedando por el camino.

Relajación con las manos

Siéntate en una silla con respaldo cómodo, cierra los ojos y coloca las manos encima de tus piernas y con las palmas hacia arriba.

Centra tu atención en las manos, visualiza que se quedan flácidas, sin fuerza, siente que ocurre… mientras repite en tu interior “mis manos se van relajando más y más”

Haz aquello que te gusta

Todo el mundo tiene hobbies, el ritmo diario hace que los apartemos de lado.

Cuando hacemos cosas que nos gustan nuestra mente se calma y se relaja, hay quien le gusta hacer punto o coser (es increíble lo relajante que es para algunos, conozco ejecutivos que han aprendido a tejer y es su terapia anti estrés) Leer hace volar nuestra imaginación y nos centra en la lectura, pintar, hacer manualidades, restaurar muebles, ver películas antiguas, bailar, hacer bisutería con abalorios…estoy segura de que hay algo que te encanta hacer.

El ordenador por mucho que te guste para mí, esta fuera de lugar, normalmente hay tanta información a nuestro alcance que no conseguirás desestresarte, sino todo lo contrario y someterás a tu mente a un proceso de saturación.

Aquí te hemos dejado algunas prácticas sencillas, las técnicas de relajación y la meditación son uno de los mejores aliados con los que contamos para liberar nuestra mente. ¿Sabías que todos sabemos meditar?, únicamente no lo recordamos y para recuperar esa memoria solo existe una cosa, practicar.

No te obligues a relajarte o no conseguirás nada, intenta todos los días hacer alguna práctica relajante, el solo hecho de darte el regalo de media hora para ti, sin culpas por lo que dejas de hacer, es ya una parte importante del proceso.

Recuerda que lo más importante ahora y siempre eres TÚ.

Promoción Curso de técnicas de relajación y meditación


Booking.com