Como evitar el estres

El estrés se ha convertido en una de las palabras que más presencia tienen a día de hoy, todos en algún momento sentimos estrés. El estrés el algo normal, incluso es necesario que se produzca para poder adaptarnos a los cambios o repeler los peligros.

Sin embargo cuando el estrés se encuentra de forma permanente en nuestro día a día se vuelve dañino para nuestra salud y puede generar enfermedades diversas.

Hablamos de estrés y ¿Qué es el estrés?

El estrés es una respuesta natural de nuestro cuerpo, es la sensación que el cuerpo genera para poder reaccionar ante algunos eventos, el cuerpo se prepara para afrontar un cambio, un reto y actuar ante una situación difícil.

Los eventos que generan el estrés pueden ser desde el tipo físico, hasta el simple hecho de tener que salir a la pizarra para responder una cuestión que nos presenta el profesor. El cuerpo humano es el responsable de activar el estrés.

 

Cuando nos encontramos en una situación que nos pone en alerta, el hipotálamo envía señales de aviso para que se produzca más adrenalina y cortisol, estas hormonas hacen que aumente nuestra frecuencia cardíaca, respiratoria, nos suba la presión arterial y nuestro metabolismo se active.

Los vasos sanguíneos se ensanchan de manera que la corriente sanguínea se active y pone nuestro músculo en alerta, las pupilas se dilatan para permitir una mayor visión y el hígado libera glucosa para que nuestro cuerpo tenga más energía. El sudor aparece para permitir que nuestro cuerpo se refresque.

Todo este mecanismo de activación para la supervivencia hace que se cree la tensión emocional, lo que conocemos como estrés. Así es como nuestro cuerpo funciona cuando lo ponemos bajo presión, la actividad es total y todo nuestro cuerpo está preparado para entrar en acción.

El peligro se encuentra en que esta situación debe ser transitoria y no permanente.

El estrés bueno y el estrés malo

 

El estrés de forma general y puntual es bueno y necesario, si no tuviéramos estrés no seríamos capaces de afrontar muchas cosas de nuestro día a día, nos atropellarían en la calle o nos faltaría energía para solucionar muchos problemas y retos de nuestro día a día.

Sin embargo el estrés se vuelve malo cuando la situación de tensión se mantiene en el tiempo, eventos que nos hacen estar en tensión que duran mucho tiempo, situaciones a largo plazo que nos causan continuas dificultades.

Si el estrés está activo de forma permanente agota las reservas del cuerpo, finalmente hace que nos sintamos agotados y debilitados a todos los niveles.

Que nos hace sentir estres

Cuando nos sentimos presionados de forma intensa y esto perdura en el tiempo, cuando tenemos problemas y nos sentimos incapaces de solucionarlos y no tenemos o no pedimos ayuda. Si te estresa realizar una actividad, hacerla con estrés hará mucho más difícil que puedas llegar a ejecutarla, el estrés causa estrés.

Las relaciones tensas, los conflictos familiares y de pareja, las rupturas amorosas, cuando fallece un ser querido, también son causa de estrés continuado si no se aceptan y se trabajan de forma conveniente. El marcarnos metas inalcanzables y sentir la frustración de no conseguirlas, el no resolver pequeños problemas que finalmente se convierten en crisis importantes.

Muchas ocasiones la responsabilidad en el trabajo, el no organizarnos, marcarnos objetivos imposibles de cumplir, ver que no llegamos a mas, la presión de nuestros superiores o de los resultados que nos vemos obligados a mantener.

Reconocer que tenemos estrés, el primer gran paso.

Lo más importante para poder combatir el estrés es reconocer que está presente en tu vida. Ya hemos visto que todos experimentamos estrés de diferentes formas. Cada uno de nosotros emitimos señales diferentes que permiten reconocer que “estamos estresados”.

Una vez conozcas las señales del estrés que padeces podrás aprender a manejarlo. Una vez que reconozcas como funciona tu estrés, deberás identificar las situaciones que hacen que se dispare para aprender y comprender como poder trabajar con ellas.

Señales para identificar el estrés

  • Ansiedad o ataques de pánico
  • Una presión constante, nos sentimos confundidos y siempre vamos con prisas.
  • Nos mostramos irritables.
  • A veces nos inunda la melancolía
  • Sensación de depresión, de tristeza.
  • Problemas de estómago, dolor de cabeza, sensación de dolor o ahogo en el pecho.
  • Asma, como si fuera alergia.
  • Eczemas en la piel
  • Nos cuesta dormir, o tenemos problemas para dormir.
  • Comer deprisa o comer en exceso.
  • Fumar compulsivamente o incluso tomar drogas para calmarnos.
  • Irritabilidad, enfadarse por todo.

Como no debes de intentar controlar el estrés.

Es habitual que al sentirnos estresados tengamos formas de comportarnos poco saludables, tanto que en vez de ayudarnos a mejorar, empeoran la situación.

  • Comer mucho para calmar la ansiedad.
  • Fumar, hay personas que empiezan a fumar para calmar el estrés o incrementan de forma desmesurada su adicción al tabaco.
  • Tomar alcohol para no pensar y sentirse mejor, o incluso pasar a las drogas para relajarse.
  • Dormir en exceso, pasarse el día en la cama.
  • No dormir lo necesario, intentando así llegar a todo.

Como aprender a controlar el estrés

La mejor manera de rebajar los niveles altos de estrés, es aprender a controlarlo. Saber las técnicas necesarias para controlarlo y rebajarlo sobre todo en las situaciones que nos causan estrés pasa por aprender a manejarlo en los momentos en que no sentimos que existe.

La pregunta del millón es ¿Cómo combatir el estrés?

Es importante que no te sobrecargues con un exceso de actividades, está claro que si puedes con todo necesitas eliminar algunas de ellas, empieza por seleccionar lo que verdaderamente es importante y el resto apártalas para otro momento.

Prioriza.

Nadie es perfecto, todos en algún momento de nuestra vida necesitamos pedir ayuda, si necesitas ayuda pídela o búscala.

Dormir es muy importante para poder controlar el estrés.

Cuando no dormimos lo necesario nuestro cuerpo y mente están cansados, así no estaremos en condiciones de poder manejar nada. Es necesario dormir las horas necesarias, si el estrés no te deja dormir sería importante que tomaras nota de algunas técnicas para dormir mejor.

Aprende a relajarte.

Las Técnicas de relajación, esta es una de las formas para comenzar a aprender a relajarse es utilizar técnicas de relajación, las técnicas de relajación son sencillas, aquí puedes encontrar muchas de ellas, partimos de que la base de cualquier inicio de relajación está en la propia respiración.

Aprender a respirar es el comienzo para aprender a combatir el estrés.

Busca diez o quince minutos al día (esto es prioritario) y simplemente ponte a respirar y a realizar cualquiera de las técnicas de relajación que te proponemos, en pocos días notarás los resultados. El manejo de nuestra respiración nos permite además recurrir a esa experiencia en los momentos en que más estresados nos podemos sentir, cuando estamos en una situación de estrés si tomamos el control de nuestra respiración podemos en un breve espacio de tiempo bajar la sobrecarga de estrés.

Tiempo para ti misma, gestiona tu tiempo

Acostumbra a dejar cierto tiempo de forma habitual para hacer aquellas actividades que te calmen y que te guste hacer, pasear, jugar a algo, darte un baño, leer un libro, escribir, escuchar música… la actividad la decides tú, simplemente prioriza ese espacio de tiempo y se egoísta, es para ti.

Cuida tu cuerpo y tu alimentación

Cuidar nuestro cuerpo haciendo ejercicio de forma regular, mucho ejercicio puede incluso causar estrés, así que no te agotes y busca simplemente una actividad regular como andar o hacer técnicas de relajación estática para mover la energía interna de tu cuerpo y que tus músculos se relajen.

La alimentación también es importante para combatir el estrés, si nuestro cuerpo está alimentado de forma saludable será mucho más fácil controlar el estrés, tenemos una amplia variedad de alimentos anti estrés que puedes añadir a tu dieta para mejorarla.

Realiza cinco comidas al día, una buena parte del estrés y la ansiedad viene dada por la falta de nutrientes durante algunos períodos del día, toma algo a media mañana y también algo a media tarde, busca alimentos saciantes y aliviarás tanto la ansiedad como el estrés generalizado que tu cuerpo está emitiendo.

Recuerda que el alcohol, el tabaco y las drogas parece que eliminan puntualmente el estrés, sin embargo liberan posteriormente mucho más estrés ya que empieza a pedir las mismas sustancias una y otra vez, al final estresan más que calman y no es nada saludable.

Cambia tus pensamientos, se positiva.

Modifica tus pensamientos, ver las cosas más hacia el lado positivo que el negativo ayuda mucho a mejorar los niveles de estrés, tomarse las cosas de forma pesimista nos genera estrés, si cuidamos nuestros pensamientos y empezamos a ver las cosas más positivas mejoraremos mucho nuestra calidad de vida.

Un buen libro de auto ayuda para empezar a ver la vida de una forma más positiva puede ser “los cuatro acuerdos” o “El secreto, la ley de la atracción”.

Intenta cambiar tus pensamientos negativos por otros más positivos, en lugar de pensar ¿Por qué todo me pasa a mí?” cambia a “voy a ponerme a trabajar para que esta situación mejore”, las primeras veces cuesta, luego la práctica hace que vaya siendo mucho más sencillo.

Resuelve los problemas sencillos

Resuelve problemas sencillos, esto hace que sientas que estás controlando, si los evitas el estrés aumentará. Si empiezas por los problemas más básicos, poco a poco los analizas y buscas la forma de solucionarlos, en breve estarás listo para enfrentarte a los más grandes, la confianza genera más confianza y esto alivia el estrés.

Aumenta tu capacidad de adaptación.

Muchas veces vivimos situaciones de auténtico estrés porque nos revelamos a hacer cambios o a admitir las cosas que pasan en nuestra vida. Aceptar los cambios como algo natural y adaptarse a los acontecimientos ayuda a no sufrir y por tanto dejan de ser estresantes.

Un buen comienzo reside en pensar que los retos y los problemas realmente son oportunidades, la situaciones complicadas hay que verlas como algo momentáneo.

Es importante asumir que los cambios que debemos afrontar es algo normal en nuestra vida y son nuevos retos. Los retrasos y las derrotas son algo momentáneo que se puede resolver, si lo asumen con confianza el éxito está al alcance de tu mano.

Por ejemplo si te estresa conducir en un atasco y no puedes evitarlo, aprovecha la estancia en el coche para escuchar la música que te gusta.

Relaciones familiares y amigos

Relaciónate con tus amigos y con tu familia, el estrés en muchos casos condiciona nuestra vida social, al no saber a qué atender dejamos a un lado las relaciones sociales, pasar tiempo con nuestros seres queridos y con las personas que nos hacen sentir bien nos ayudan a sentirnos mucho mejor y a olvidarnos de que tenemos estrés.

Contar nuestros problemas a otras personas también hace que se hagan más pequeños e incluso esas personas pueden ayudarnos de forma desinteresada.

Recuerda que no necesitas ser Superwoman ni Superman, pide ayuda a los demás cuando la necesites.

Si sientes que no puedes manejar el estrés y este se incrementa cada día es el momento de ver a un terapeuta para que te ayude, son profesionales de la salud que están habituados a tratar estos síntomas y pueden ayudarte a manejar el estrés que sufres.


Loading...
Booking.com