combatir el insomnio

Para tener un estado saludable necesitamos un período activo y uno de descanso que hemos de respetar, el dormir mal, el insomnio, el despertarse por la noche y los trastornos derivados pueden tener un matiz emocional.

Podríamos decir que hay tres tipos de insomnio, el no poder dormir, el sueño en períodos fraccionados y el sueño que solo es posible de mañana, antes de despertarnos.

No dormir bien nos hace enfermar.

A estas dolencias podemos ponerle remedio, y remedios naturales ya que la falta de un descanso reparador, los problemas para dormir nos hacen vulnerables y pueden acabar por enfermarnos.

Podríamos deducir que aproximadamente una cuarta parte de la población tiene problemas para dormir, es un mal del que muchos no hablan y sin embargo deriva en otras muchas dolencias.

Los profesionales de la salud nos dicen que el insomnio como tal no es una enfermedad, sino la consecuencia o el síntoma que producen desórdenes de tipo psíquico y que así es como debe de ser tratado.

El sueño y la comida

Come de forma moderada, no comas más que lo que tu cuerpo te indique. Mastica despacio, la digestión comienza al masticar y tragar. No comas demasiado si emocionalmente no te encuentras bien.

Elige si puedes alimentos frescos, frutas, vegetales, carnes blancas y cocina suave, evita las carnes rojas. Intenta prescindir de alimentos que tengan muchos aditivos o colorantes, causan en muchos casos hiperactividad, opta por una alimentación más sana.

Deja de lado por unos días la harina y el azúcar. Si no duermes, no tomes café o té básico, acércate a otro tipo de infusiones o te relajante, te verde, etc. El zumo de frutas es muy recomendable.

Los alimentos que contienen calcio ejercen un efecto de relajación que oxigena el cuerpo, tomar un vaso de leche con miel, comer huevo y otros alimentos ricos en calcio como queso o yogures.

Es importante que recuperes el ciclo natural del sueño

Si no duermes bien tiendes a dormirte por todos los rincones durante el día, haz un esfuerzo al principio y mantente despierta, pasea y mantén tu cuerpo en actividad, bebe agua y aguanta hasta la noche, en ese momento disfruta de ese sueño reparador.

Darse una ducha ayuda a combatir el insomnio, ve pasando la temperatura del agua de más fría a caliente, el sueño comienza cuando nuestro cuerpo baja los grados, el agua caliente ayuda a hacer el cambio.

Acuéstate boca arriba y cierra los ojos, o bien mira al techo, concéntrate en un punto, no desvíes la atención aunque se aleje.

Haz ejercicios de relajación, son muy buenos los denominados de tensión y distensión. Si es tu cabeza la que continúa en actividad y no te permite conciliar el sueño a pesar de estar agotada, prueba a trabajar con las denominadas técnicas de relajación o meditación y un elemento externo que funciona de maravilla es un generador de ruido blanco, en pocos minutos comenzarás a explorar la felicidad del sueño.


Booking.com
Utilizamos cookies propias y de terceros compartiendo información para mejorar nuestros servicios, analizar el tráfico, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y funciones de redes sociales. Si acepta o continua navegando entendemos que acepta su uso
Más información De acuerdo