Bodas baratas, como fianciarla

Casarse es una de las decisiones más importantes de nuestra vida. No solo por el hecho de comprometernos con alguien el resto de nuestra vida, sino por el enorme desembolso de dinero que supone decir “sí quiero”.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el 78 % de las bodas se producen desde abril hasta septiembre (especialmente en los meses de julio y agosto), por lo que si somos de las afortunadas que este veranopisarán el altar pero nos hemos quedado sin fondos, el comparador financiero HelpMyCash nos cuenta cuánto nos gastaremos de media en nuestra boda y qué 3 consejos podemos seguir para no pagar de más por la boda de nuestros sueños.

¿Cómo conseguir dinero para financiar nuestra boda?

En España, el precio de una boda de 100 comensales suele oscilar entre los 11.000 € y los 21.000 €, según la información aportada por la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI).

Concretamente, el coste medio de una boda se sitúa en torno a los 16.534 €, un precio que puede aumentar en Madrid o Cataluña, las comunidades autónomas más caras para casarse.

Como es de esperar, no todas las españolas cuentan con el dinero suficiente para hacer frente al pago de todos los gastos asociados a una boda, como el vestido de novia o el banquete, por lo que solicitar algún tipo de préstamo puede ser una buena opción.

Eso sí, como tendremos que pagar comisiones asociadas, debemos ser conscientes de que el precio final de la ceremonia se encarecerá.

Por este motivo, es conveniente que elijamos cuidadosamente el préstamo que queremos solicitar: fijarnos en su tipo de interés (en marzo el interés medio de los préstamos personales fue del 8,64 % TAE, según el Banco de España), en las comisiones asociadas y en los posibles productos vinculados que puedan encarecer el precio final.

Las tarjetas de crédito también pueden ser otra posible alternativa para pagar parte de los gastos de nuestra boda, como el precio del fotógrafo o de los regalos de nuestros invitados.

Debido a que el interés del pago aplazado de las tarjetas de crédito es generalmente superior al de los préstamos personales, es recomendable que solo las utilicemos para estos posibles gastos más pequeños.

Si queremos utilizar la tarjeta con las mejores condiciones debemos tener en cuenta lo siguiente: fijarnos en su interés, aprovechar los posibles descuentos de compras, y pagar cuotas altas con un plazo de devolución más corto (que nos evitará cargar con la deuda de nuestra boda durante más años de los que desearíamos). Aprende como negociar con los bancos

¿Qué podemos tener en cuenta para no gastar de más?

Algunos consejos que podemos seguir para no tener que pagar más dinero por nuestro matrimonio, son los siguientes 3 consejos:

  • Antes de comenzar los preparativos, es muy importante que realicemos un presupuesto aproximado sobre todos los posibles gastos que pensamos gastarnos en nuestra boda.
  • Debemos dar un orden de prioridad a estos gastos, reflexionando cuál es importante y cuál no y conocer los precios medios que la gente suele pagar. Por ejemplo, cuál es el precio que generalmente suele pagarse por un vestido de novia o por los detalles florales.
  • Si lo hemos intentado pero nuestro presupuesto no nos da, podemos prescindir de algún gasto o reducirlo lo máximo posible (no realizar un video de la boda o invitar a menos gente). Asimismo, podemos pasarnos a la moda del Do ityourself, por ejemplo, haciendo las invitaciones nosotras mismas a mano.

Colaboración de HelpMycash para Aire-soloparamujeres


Booking.com