aprende a decir no

Un mal típicamente de mujeres, sí, aunque suene mal decirlo este mal que los psicólogos denominan híper perceptividad o “síndrome de la mujer esponja”, lo padecen en su mayoría mujeres.

Si eres capaz de absorber problemas, no sabes decir no cuando cualquiera te pide ayuda, llorar ante las noticias de desastre en las noticias, no duermes porque tu amiga tiene problemas económicos, atenta, puedes ser víctima de este síndrome.

Aprender a decir no ¿exceso de empatía?

Las personas que tienen una gran empatía y que les cuesta decir “no”, tienden a hacer los problemas de los demás suyos, y no solo los de aquellos que están cerca sino los de la humanidad en general.

La excusa de estas mujeres es que son muy sensibles, y sí lo son, sin embargo esta actitud ante la vida lo que demuestra es una gran falta de madurez, no hay límite entre su corazón y los problemas.

Esta forma de actuar las hace sufrir continuamente.

¿Eres tú? ¿tu amiga? ¿tu hija? ¿tu vecina?, es fácil reconocer este tipo de mujeres, hacen suyos los problemas de los demás y sufren en mayor medida que los que los tienen.

Todo esto les produce una gran ansiedad, tienen una amplia capacidad para preocuparse por muchas cosas y le cuesta mucho controlar las preocupaciones, además hacen a todo el mundo partícipes de su calvario.

Los problemas además son magnificados, pequeños problemas con los hijos se convierten en un trauma, desavenencias caseras con su pareja hablan de una ruptura, todo va a tener siempre un desenlace fatal, ante ello se ponen a trabajar sin descanso para remediarlo.

La mente hiperperceptiva creará problemas si no puede encontrar ninguno y reaccionará emocionalmente a través de la ansiedad, la ira o la depresión, como si los problemas existieran realmente”. Debemos entender que martirizarnos viendo lo injusto que es el mundo, las desgracias que existen, el sufrimiento de los niños que pasan hambre, los oprimidos por la guerra… no tiene racionalidad.

El síndrome de la mujer esponja

Nadie dice que no debamos sensibilizarnos con todo esto, más bien hablamos de que debemos ser eficaces. Lo habitual en este tipo de mujeres esponja, es que somaticen los problemas de todo el que las rodea buscando soluciones, si bien sus propios problemas no los resuelven salvo que alguien les ayude, el victimismo, el dolor las consume, las paraliza.

Podemos sensibilizarnos con los demás, ser empáticos y conmovernos, incluso ver cómo actuar para atajarlos dentro de nuestras posibilidades, si bien no mantener distancias es lo dañino y debería ser lo esencial.

¿Eres una mujer esponja?

Si consideras que puedes ser este tipo de mujer pensarás ¿Qué puedo hacer? Vamos a daros algunos pequeños consejos, si no tienes claro si eres o no este tipo de mujer, más abajo podrás encontrar un sencillo test donde puede confirmar si realmente eres una “mujer esponja”

Marca unos plazos, hazte con una agenda y anota lo que tienes que hacer, aprender a ver qué es lo importante y prioritario, ayuda a no sobrecargarse con compromisos que no puedes cumplir.

Haz deporte, ejercicio, si sudas producirás endorfinas, son las hormonas que producen felicidad, actúan como analgésicos y relajantes, si estás relajada dejarás de pensar tanto.

Sexo, sí el sexo ayuda a combatir el estrés, la depresión y la ansiedad, en pareja o en solitario, además recuerda que la masturbación es ideal para combatir el dolor de cabeza.

Una gran dosis de optimismo. Si deseas ayudar al resto del mundo, empieza por algo sencillo, haz un donativo mensual a una ONG, o incluso busca un lugar cercano a casa donde ayuden a la gente y acude como voluntaria unas horas a la semana. Practicar la verdadera generosidad te permitirá descubrir la belleza real de la ayuda y como se manifiesta.

Puedes ir al psicólogo a pedir ayuda, no significa que estés enferma a priori, si bien tu sola no puedes parar esta forma de actuar, el especialista conoce terapias que sí pueden ayudarte a afrontar esta situación.

Test de personalidad para saber si sabes "decir no"


anuncio curso meditacion

*

*

Loading...
Booking.com